Friday, December 15, 2006

Influencia blog en la contingencia: nueva forma de informar

INFLUENCIA BLOG EN LA CONTINGENCIA: NUEVA FORMA DE INFORMAR
Actualmente se define al periodismo desarrollado en Internet como “Periodismo electrónico multimedia”. Sin embargo, sus implicancias son mucho mayores a esa definición, debido a que la Internet es demasiado extensa y ha ayudado a la creación de nuevos formatos de comunicación social que, se crea o no, elaboran pautas diferentes en los procesos de comunicación de los individuos y sociedades en general. En ese marco, ha surgido un fenómeno llamado blog, que trastorna los patrones tradicionales de creación y ejercicio del periodismo y tránsito de la información. De ahí que nacen preguntas como ¿quién o qué marca el futuro?, o la más política: ¿es un paso para la democratización real de los medios?

Este ensayo describe y explora el ámbito referente a cómo ciertos blogs y/o bitácoras personas han incitado a los comunicólogos y editores a pensar sobre el accionar de los medios; después de que ciertas meganoticias, como la Guerra en Irak, detención de Pinochet en Londres o el Tsumani en el Sudeste asiático, entre otras, fueron monitoreadas e “informadas”, a la par, por medios tradicionales y los blogs.

Para avanzar en la comprensión del mundo blog, se debe primero comprender qué es Internet. El director de radiocable.com, Fernando Berlín, la define como una ciudad en la que mil millones de personas comparten lo que saben, piensan o creen; y que los blogs son el producto de esa acción. Las bitácoras personales gratuitas son un fenómeno nuevo, que con diseño sencillo y de uso similar, permite publicación libre de comentarios, imágenes -e incluso sonido y video- en un sitio en Internet. En resumen, son una página web básica, pero sofisticable, que a modo de diarios en línea han puesto la posibilidad de publicar en la red al alcance de todos los usuarios” .

POSIBILIDADES DEL BLOG

Las posibilidades de desarrollo de los blogs como herramienta comunicacional son innumerables. Los blogs funcionan con un orden cronológico de datos o “posteos”. Adicional a eso, la mayoría de las secciones tienen la posibilidad de hacer comentarios libres. Esta característica permite que cada anotación genere un debate, seguido con intervenciones sucesivas a modo de foro y en el que puede intervenir, como un actor más en el debate, el propio gestor de la bitácora.

El fenómeno blog, nacido en Estados Unidos y Canadá, conforma la nueva audiencia de la red que, intercambia, ejerce y modifica opiniones en la sociedad global actual. Son ellos los depositarios de la posibilidad de escritura e identificación como usuarios pensantes y, por lo tanto, como carnada conmensurable y definible por partidos políticos, corporaciones y empresas, entre otros. Hoy, los blogs son “la niña linda” ante los ojos del marketing y la publicidad, sin descartar a las empresas y a las relaciones públicas, que los han considerado como el principal vínculo entre el cliente y ellos, dejando incluso de lado las líneas de atención gratuita y las demostraciones.

Los blogs han ofrecido una agenda alternativa a la diseñada, principalmente, por los medios de comunicación. Este es uno de sus mayores beneficios, considerados como tal, por los estudiosos de la comunicación e información, puesto que mueven sociedades con propósitos determinados a través de rieles diferentes a los que se acostumbraba usar: la televisión y la radio. Basta ver lo ocurrido dos días después de los atentados terroristas en la estación de Atocha en España: El día 13 de marzo, a través de las bitácoras, blogs y fotologs se organizó una masa de personas para protestar ante la actitud del gobierno de José María Aznar. Es decir, blogs como herramientas eficientes para la sociedad civil, gracias a que se evita, en la mayoría de ellos, la censura que proviene de medios de comunicación bajo empresas periodísticas multinacionales con origen empresarial.

De las bitácoras se espera y se entrega. Son demandantes en términos de facilidad de manipulación por parte de los clientes-escritores, mientras que los clientes-lectores esperan, fundamentalmente, misterio; porque una bitácora predecible está en el camino al fracaso. Las entradas tienen que ofrecer información fresca, atractiva e incluso sorprendente”. Todo lo anterior, sumado a la creación del llamado blogroll, que es un directorio para que un lector-escritor-creador pueda mencionar sitios y blogs con temáticas diversas, pero a menudo similares. Esta herramienta crea comunidades de identificación, pasando a conformar verdaderas agrupaciones de personas con intereses similares.

¿NUEVO PERIODISMO?

El fenómeno blog, incluso ha pasado a denominarse el puntapié al “nuevo periodismo”. Si bien un blog no puede ser considerado como un territorio de textos cien por ciento periodísticos, si debe ser tomado en cuenta como un agente más en el complejo mundo informativo de la red, un agente que ha llamado la atención por méritos propios y que está convirtiéndose en un espacio relevante en el quehacer de los medios de comunicación electrónicos como una plataforma de difusión de opinión y noticias.

“Obviamente no todos los blogs son periodísticos, pero el formato si creo que es el primero que aprovecha las ventajas de la red para la comunicación periodística, aunque no todos utilicen esta herramienta para hacer periodismo” cuenta un conocido blogger hispano llamado Ignacio Escolar, respecto a la naturaleza periodística del weblog.

Y mucho más que el formato blog en si, lo que importa es la madre del tema: Internet. Elvira García de Torres, investigadora del periodismo digital, menciona que “de considerar Internet como un medio de comunicación de masas, es preciso redefinir el tipo de comunicación que allí ocurre. Por otra parte, es evidente que en todo caso, Internet como medio de comunicación puede modificar la estructura de contenidos tradicional de la comunicación de masas. Internet es algo más que un medio de comunicación de masas”, dice.

En resumidas cuentas, el periodismo nuevo, en su versión digitalizada y bloggeable, es un periodismo colaborativo de vecinos y ciudadanos interesados en lo que acontece ya sea en comunidades locales o en el mundo. Este nuevo periodismo podría denominarse “periodismo cívico”, pues se ocupa de una real socialización de la información.

El mayor problema es que no todos están capacitados para entender la lógica del blog, ni muchos menos de toda Internet. Los periodistas no son la excepción. El periodista ha sido tradicionalmente un gestor de información, que buscaba hechos y datos para posteriormente transmitirlos a través de un medio de comunicación. Con el uso de weblogs y similares, todo cambió. No obstante, el concepto ético y desarrollo se mantiene intacto, fundamentalmente respecto a la idea de derecho a la información clara y oportuna.

Al considerar a la Internet como un medio plural, que ya tiene caminos para la comunicación sin mediadores y traductores –por describir de alguna manera a los periodistas- se cae en el hecho de que quienes estaban ejerciendo esa actividad ya no tienen la exclusividad. Se inicia ahí la pregunta de si ¿cabe pensar en un futuro en el cual el único medio verdadero sea la Internet y sus blogs?

Pero el asunto no es tan dramático para el periodismo, que sólo se debe abocar a dar respuesta a los dos problemas comunicacionales que presenta Internet: Primero, la diversidad y amplitud de los contenidos en Internet son enormes y jamás omnicapturables. Y segundo, el rol embustero, falaz e incluso inhibidor de cualquier propósito de transformación consciente de la realidad. Resolviendo esos dos temas, el trabajo se haría nuevamente de exclusividad de los profesionales de la información.

CASOS EMBLEMÁTICOS

Pero los problemas del mundo digital, y específicamente del blog no son tan grandes. Las ventajas que presentan permiten el periodismo rápido, global y diverso. El nuevo periodismo o actitud reporteril que germina ante la disponibilidad del tablero blog está encaminado en lo que Michael Kunczik denominaría periodismo de desarrollo, u otros, como periodismo de soluciones. El rol del actual “blogurnalism” (parodia de la suma journalism + blog) está hoy abocado al comentario y potenciación de los actores sociales en movimiento, a las masas civiles agrupadas y a los eventos cuyos resultados desemboquen en beneficios o detrimentos directos a grupos humanos con intereses comunes o dispersos, como por ejemplo, el desarrollo de pensamiento crítico ante la meteorología, el ocio y la educación.

Un ejemplo de esta nueva manera de ejercer el periodismo se entiende mediante el siguiente ejemplo concreto. En España, fue creado un blog “de ciudad”, dedicado a Salamanca. La idea fue crear un blog en cual un equipo de personas que conociera bien la ciudad hablara de lo interesante de la misma, desde distintos puntos de vista, para diversos públicos y de la forma más participativa posible.

Uno de los primeros casos, a nivel mundial, en los que se tuvo la encrucijada por la irrupción de esta nueva forma de periodismo, fue la detención de Augusto Pinochet en Londres en 1998. Es quizás la principal noticia chilena, junto con el triunfo de Michelle Bachelet, que ha sido tan difundida mediante la opinión en bitácoras web. Para el diario “La Tercera”, que en ese entonces dio la posibilidad de opinar sobre lo ocurrido en suelo inglés, la situación se transformó en un dolor de cabeza, debido al doble juego de libertad y derecho a la información, tras un soporte editable físicamente, pero moralmente cuestionable luego de sí dar la posibilidad de opinión. No obstante, no hubo solución aparente: el debate aun continúa.

Para editores de medios que actualmente, y desde hace algún tiempo, manejan la posibilidad del “concepto blog” para sus usuarios, vale decir, posibilidad de comentar bajo determinado reporte, merece especial atención esta última acción, por la problemática de representar intereses superiores bajo el nombre de una empresa de comunicación. No así los blogs personales.

Este caso sobre cómo se informó e interpretó sobre la detención del Pinochet en Inglaterra, fue el primer gran ejemplo de la utilidad y rapidez del sistema blogging y de actualización mediante opiniones sin edición responsable, durante el posicionamiento de la herramienta como tal, de manera masiva.

Hay muchos otros casos que son dignos de comentar. En España, los blogs fueron el principal vehículo informativo no oficial después de los atentados terroristas del llamado 11-M[22]. La sociedad se movilizó para informar sobre nombres e hipótesis personales sobre el crimen. Por primera vez, se desarrolló en el mundo un directorio categorizado de blogs con opiniones y teorías respecto al acontecimiento.

No es descartable el fenómeno comunicacional tras el terremoto y maremoto que afectó a Indonesia, Tailandia, Malasia y otros 15 países del Océano Índico. Una semana después de la catástrofe, más de 800 blogs vieron la luz para criticar el desvío de la ayuda humanitaria a los lugares turísticos en desmedro de los campos y la población más pobre. Otros temas presentes fueron el brote –no informado en los medios tradicionales- del tráfico de menores huérfanos y el descontrol de microepidemias locales. La comunidad internacional reaccionó, y especialmente los medios occidentales, posterior comprobación de que estos blogs eran altamente visitados, y además, entregaban información con riqueza periodística.

No obstante, el caso noticioso más emblemático y famoso por su tratamiento mediante bitácoras personales, es la Guerra en Irak. El reciente conflicto bélico supuso la consagración definitiva del formato blog, ocupando lugares destacados como objeto de búsqueda de información; puesto que algunos periodistas dispusieron websites personales en las que narraron su visión de la guerra sin prohibición ni edición.

Parece irreal el éxito de ciertos blogs sin tener el sostén de empresas ni publicidad. Al partir la guerra en suelo iraquí, miles de personas se lanzaron en picada a buscar información “no oficial” escrita por un misterioso blogger desde Irak: Salam Pax. Él es quizás la primera “estrella de los blogs”. Inició sus posteos y comentarios en diciembre del 2002 cuando Bagdad era visto como un futuro escenario a atacar por Estados Unidos tras los atentados contra el World Trade Center y el Pentágono, en Norteamérica.

El exitoso escritor web no daba su rostro ni su identidad ante el temor de ser enjuiciado por sus comentarios, por muchos considerados como la realidad -sin caretas- de lo ocurrido en Irak. Salam Pax (palabras árabe y latina que significan paz –que demostraba sus versiones neutrales y pacifistas- versaba críticas tanto para George Bush como para el ahora derrocado Saddam Hussein: es decir, obtuvo éxito rotundo con su “mirada ciudadana” de la guerra en Bagdad.

El éxito de la página fue tal, que el buscador de contenidos más utilizado en el mundo, Google, debió crear sitios de réplica al blog de Salam Pax, puesto que el tráfico de personas que quería acceder a la página era tan elevado, que el servidor original no tenía la capacidad suficiente para atender todas las peticiones de consultas producidas en todo el mundo. A esto, no se contó el sinfín de e-mails a la cuenta privada de Salam Pax. Este último llegó a tener más lectores que The New York Times o The Washington Post, en relación a qué sucedía y cómo se efectuaba la invasión estadounidense en Medio Oriente.

El logro del blog de Salam Pax fue tal, que se llegó a hablar de “El temor a Salam Pax”. John Kerry, el excandidato a la presidencia de Estados Unidos llegó a ironizar diciendo que Bush se informaba primero con el blog de Salam Pax, que con los diarios de su país. Sin embargo, el miedo no era sólo de los grandes políticos, sino que también de los medios de todo el mundo que se encargaban de cubrir la guerra, debido a que el método salampaxiano era desconocido y lejano a la concepción de periodismo que se vivía y ejercía en la mayoría de las salas de redacción del mundo.

El caso de los blogs de guerra o, conocidos en el mundo anglosajón como warblogs, genera la atención sobre la aparición y desarrollo de noticias en desarrollo en la blogósfera. El potencial poder que nace en los blog ha incluso invitado al no siempre cordial mercado, que busca la publicidad en los tan visitados y creadores de identidad crítica-pensante, nuevos blogs.

El trabajo periodístico, y desarrollo del mismo, gracias a los blogs y el soporte del formato digital es potencialmente amplio. Es por eso que ya desde tiempo nació la interrogante de si los medios digitales llegarán a reemplazar a los tradicionales. La respuesta de momento es que: aún no ocurre. Vaticinar a largo plazo es complejo en un medio que se modifica, crece y alimenta día a día. Francis Pisani lo expresó de una manera singular: “Igual que la invención de la escritura no nos quitó el habla, la aparición de un nuevo medio no elimina a los anteriores. Pero crea un nuevo equilibrio y muchos títulos desaparecen”

Superior a lo que pueda ocurrir, los blogs han cambiado la manera de ver, leer, vivir y hacer periodismo. Lo llevaron al usuario tradicional y al avanzado, pudiendo dar a conocer sus interpretaciones, informaciones y opiniones sin la necesidad de editorialización ni sindicalización. Los blogs permitieron el desarrollo del principio que los medios tenían hasta el momento bloqueado por la parte del receptor: derecho a la información autopotenciable.


1 comment:

Anonymous said...

Un articulo muy interesante y un blog bastante chulo.
Un saludo.
Josecarlos.
diseño web - diseño paginas web